Evidencias de la evolución

No hay probablemente en toda la ciencia, otra teoría que provoque tanta oposición emocional como provoca la evolución biológica por selección natural. Las ideas antievolucionistas y creacionistas (defensores del origen divino de la diversidad biológica) han sido y son, muy influyentes en ciertos estados del medio oeste de Estado Unidos, y como el fundamentalismo religioso parece no tener fronteras, parece que estas ideas comienzan a extenderse por este lado del Atlántico, es decir por la vieja Europa.

En el siguiente video, puede profundizar sobre el tema:




Fuente:  http://www.youtube.com/watch?v=zQ-Fx0yCXYk

Uno de los principales argumentos que esgrimen los antievolucionistas de todo tipo es que la Teoría de la Evolución es sólo eso, una “teoría”. Pero parecen olvidar que es una teoría científica y todo lo que ello significa. Es decir, que no es una mera especulación o una hipótesis sin fundamento. Una teoría científica es una hipótesis que ha sido confirmada o verificada por observación y experimentación y, por lo tanto, aceptada como explicación de unos hechos; es pues, una relación de leyes generales, principios o causas de algo conocido u observado.


El complejo cuerpo de principios que explican el cambio evolutivo es una teoría en el mismo sentido que lo es la Teoría Cuántica o la Atómica en física; es decir: se ha desarrollado a partir de evidencias, ha sido testada y refutada, formula predicciones validas y explica literalmente miles de observaciones hechas en todas las ciencias biológicas y en la paleontología. Pero también, como todas las teorías científicas, está siendo continuamente actualizada y modificada en función de los nuevos conocimientos y descubrimientos. Al igual que otras teorías tiene una historia en la que hay un progreso desde los principios más simples y tempranos hasta la complejidad que es actualmente la Teoría de la Evolución. Y, por mucho que les pese a algunos, no cambia el hecho de que hasta ahora no existe ninguna otra hipótesis científica para explicar y hacer predicciones sobre el origen yla diversidad biológica.



Imagen tomada de: http://www.sindioses.org/cienciaorigenes/transicionales/brainsize2.jpg


La evolución de los seres vivos es un hecho, y hay tantas evidencias a su favor como intentos de refutarla. Las evidencias y la refutación de hipótesis se manifiestan de diversas maneras además de la simple observación. De hecho, las evidencias más poderosas no son meras observaciones, sino que son las predicciones verificadas de una hipótesis. Entre las muchas evidencias existentes a favor de la Teoría de la Evolución, las más destacadas son las siguientes:

El Registro Fósil:

El registro fósil nos proporciona una historia del pasado que, demuestra un cambio evolutivo a lo largo de 4000 millones de años. El registro puede contener zonas oscuras y eslabones perdidos, pero la evidencia fósil claramente demuestra que la vida es muy vieja y ha cambiado a lo largo del tiempo. Hay numerosos ejemplos de formas de transición (organismos que son estados intermedios entre una forma ancestral y su descendiente) en el registro fósil que proporcionan las evidencias más claras de que hay un cambio a lo largo del tiempo.

Las Homologías:

La teoría evolutiva predice que los organismos emparentados comparten similitudes que son heredadas de un ancestro común. Estas características similares se conocen como homologías. Las homologías se descubren comparando las diferentes anatomías de los seres vivos, mirando las diferencias y similitudes celulares, estudiando el desarrollo embrionario o estudiando las estructuras vestigiales dentro de los organismos. Por ejemplo, anfibios, reptiles, aves y mamíferos tienen, aparentemente, extremidades muy diferentes que reflejan sus diferentes estilos de vida. Pero todos ellos comparten el mismo conjunto de huesos: el húmero, radio y ulna. Estos huesos son los mismos que los observados en el fósil de un animal de transición ya extinto, el Eusthenopteron,lo que evidencia el origen común de todos ellos.

Evidencias biogeográficas:

La distribución geográfica de los seres vivos nos demuestra una progresiva diversificación adaptativa que les ha permitido colonizar nuevos ambientes. Es decir, las especies se originan en áreas concretas a partir de la cual se dispersan colonizando nuevos ambientes dando lugar a un proceso de especiación que genera un mayor número de especies.

Observaciones directas:

Aunque la mayoría de las evidencias a favor de la evolución provienen del pasado, hay observaciones directas en el presente o en un pasado muy reciente. Por ejemplo, la selección artificial de los animales domésticos y la agricultura o las interacciones de los organismos con sus ecosistemas. Además, hay muchos experimentos como los llevados a cabo con guppies (peces muy comunes de acuario) o moscas de la fruta, que demuestran en el laboratorio como funciona la adaptación por selección natural y que ponen de manifiesto el poder de las mutaciones genéticas.
En conclusión, ninguna otra teoría acerca del origen y mantenimiento de la diversidad biológica posee tal cantidad de evidencias ni está apoyada por tal cantidad de estudios científicos como la actual Teoría de la Evolución. Por tanto, juzguen ustedes mismos si es más razonable creerse el argumento divino de un dios creador de todas las cosas o aceptar simplemente las explicaciones evolutivas.