domingo, 29 de enero de 2012

ADN


En 1990, el profesor Richard Jorgensen, de la Universidad de Arizona en Tucson, estaba dedicado a pruebas sobre los mecanismos moleculares de la coloración, modificar genéticamente las petunias para obtener flores de un color rojo mas intenso. A partir de técnicas genéticas, Jorgensen había logrado cambiar el color de sus petunias,  el color rojo estaba codificado en un gen concreto que el conocía y también como fabrica en cada flor los pigmentos que le dan el color.

 El mecanismo es el siguiente, el ADN es como un libro, donde están escritas todas las instrucciones de la planta, la escritura utiliza solo cuatro letras y se escribe a dos renglones, por duplicado, siguiendo un determinado código, si en el renglón de arriba hay una A en el de abajo pone una T y si hay una C en el de abajo pone una G, lo que se escribe en un renglón determina lo que se escribe en el otro.

Cada una de esas letras, se reconocen de una manera especial, formando pares, cada una con su complementaria, esto es, la A solo se une a la T y la C solo con la G solamente y se dice que el ADN esta ensamblado con esos dos renglones que son complementarios.
Este libro necesita de un medio que sepa leer las instrucciones que allí están escritas, un trozo de código genético puede contener la formula de una proteína por ejemplo la que da el color rojo a las flores, a este trozo que contiene la información para fabricar una proteína lo denominamos gen.
Pero hay que crear esa proteína para conseguir el color y eso es algo de lo que se encarga un sistema celular especializado fuera del núcleo, se debe transmitir la información, es decir la formula de la proteína desde el ADN hasta dicho sistema y el medio que lo hace, es un mensajero, existe una molécula llamada ARN mensajero, que es similar al ADN, excepto que tiene un solo renglón y saca una copia del gen y la lleva al sistema que crea la proteína.

domingo, 10 de abril de 2011

FOTOSINTESIS

La fotosíntesis es el proceso por el cual los vegetales con clorofila convierten la energía luminosa en energía química. Para ello sintetizan -es decir, elaboran sustancias orgánicas a partir de otras inorgánicas. Las plantas sintetizan hidratos de carbono a partir de agua y dióxido de carbono, y en el curso de ese proceso liberan oxígeno. Esta acción de transformación de sustancias inorgánicas, que toman del ambiente, en tejido orgánico, sólo puede ser realizada por las plantas y ciertos organismos unicelulares. Los vegetales sirven de alimento a los animales herbívoros, y éstos a los carnívoros, por lo que la fotosíntesis constituye necesariamente el punto de partida de todas las cadenas tróficas (alimentarias).

Se ha estimado que en la Tierra se consumen 10.000 toneladas de oxígeno por segundo. Si este elemento no se renovara periódicamente, la atmósfera se saturaría de dióxido de carbono. La reposición del oxígeno y la absorción del dióxido de carbono se realizan a través de la fotosíntesis. Las hojas son el laboratorio donde este proceso tiene lugar.




















Cada hoja se compone, básicamente, de dos hojas de tejido parenquimático,
rodeada por la epidermis (tejido protector): el superior -parénquima en
empalizada- y el inferior -parénquima esponjoso o lagunoso-. El primero está
formado por células alargadas cilíndricas, ricas en cloroplastos, es decir, en
pequeños órganos que contienen clorofila y el espacio intercelular es reducido; el
segundo posee células de forma lobulada con pocos cloroplastos pero con
grandes espacios entre ellas para facilitar el intercambio de gases. Esto se debe a
que en el envés de la hoja los estomas (pequeñas aberturas o poros para el
intercambio de gases con el exterior) son más numerosos que en el haz.

En la planta, las hojas toman dióxido de carbono del aire y las raíces absorben
agua que posee sustancias disueltas. El agua llega a las hojas a través del tallo.
La energía proveniente de la luz del sol es captada por la clorofila, sustancia
colorante o pigmento verde, contenida en los cloroplastos. Por medio de la
clorofila, las hojas sintetizan carbohidratos (glucosa, fructosa, sacarosa y almidón)
con las que elaboran sus propios tejidos.
Para que ese proceso se desarrolle es necesario, además de la energía del sol,
que la planta contenga magnesio, ya que este elemento es uno de los principales
componentes de la clorofila. La estructura de la molécula de este pigmento es muy
similar a la de la hemoglobina, sólo que ésta posee hierro en lugar de magnesio.

Los Compuestos orgánicos

La fotosíntesis permite que el dióxido de carbono de la atmósfera sea incorporado a los sistemas vivos en forma de compuestos orgánicos. Las plantas y el 17 fitoplancton -conjunto de plantas microscópicas de las superficies oceánicas sintetizan carbohidratos, parte de los cuales son aprovechados por los propios vegetales y parte de los animales que se alimentan de ambos.

El dióxido de carbono es devuelto al suelo, a la atmósfera y al agua por medio del siguiente proceso:

  • La respiración de los seres vivos y la descomposición del carbono de los organismos muertos. En eso consiste el ciclo del carbono. Si bien el hombre dispone, en la actualidad, de los conocimientos técnicos necesarios para sintetizar determinados compuestos, sigue dependiendo en mayor medida del proceso de síntesis natural que realizan las plantas. Por ejemplo, un árbol centenario puede llegar a tener 200.000 hojas y aunque su contenido total de clorofila no llegue a los 200 gramos, en un día soleado es capaz de asimilar 9.400 litros de dióxido de carbono, producir 12 Kg de hidratos de carbono y liberar la misma cantidad de oxígeno que el dióxido de carbono asimilado

ALMIDÒN



El almidón está compuesto fundamentalmente por glucosa. Aunque puede contener una serie de constituyentes en cantidades mínimas, estos aparecen a niveles tan bajos, que es discutible si son oligoconstituyentes del almidón o contaminantes no eliminados completamente en el proceso de extracción.

El almidón es la sustancia de reserva alimenticia predominante en las plantas, y proporciona el 70-80% de las calorías consumidas por los humanos de todo el mundo. Tanto el almidón como los productos de la hidrólisis del almidón constituyen la mayor parte de los carbohidratos digestibles de la dieta habitual. Del mismo modo, la cantidad de almidón utilizado en la preparación de productos alimenticios, sin contar el que se encuentra presente en las harinas usadas para hacer pan y otros productos de panadería.

El almidón es la sustancia de reserva alimenticia predominante en las plantas, y
proporciona el 70-80% de las calorías consumidas por los humanos de todo el
mundo. Tanto el almidón como los productos de la hidrólisis del almidón
constituyen la mayor parte de los carbohidratos digestibles de la dieta habitual. Del
mismo modo, la cantidad de almidón utilizado en la preparación de productos
alimenticios, sin contar el que se encuentra presente en las harinas usadas para
hacer pan y otros productos de panadería.
Los almidones comerciales se obtienen de las semillas de cereales,
particularmente de maíz, maíz céreo, maíz rico en amilosa, trigo, varios tipos de
arroz, y de algunas raíces y tubérculos, particularmente de patata, batata y
tapioca. Tanto los almidones como los almidones modificados tienen un número
enorme de posibles aplicaciones en los alimentos, que incluyen las siguientes:
adhesivo, ligante, enturbiante, formador de películas, estabilizante de espumas,
agente antienvejecimiento de pan, gelificante, glaseante, humectante,
estabilizante, texturizante y espesante.

TEJIDO PARENQUIMATICO DOS






La cebolla de huevo posee tambien tejido, parenquimatico que sirve de proteccion, en el tomate es de alemacenaje y sus células se llaman cromoplastos.



TEJIDO PARENQUIMATICO




En botánica, se denomina parénquimas a los tejidos vegetales fundamentales que prevalecen en la mayoría de los órganos vegetales formando un tono continuo. Se localizan en todos los órganos vegetales, llenan espacios libres que dejan otros órganos y tejidos. Las células parenquimáticas están poco especializadas, y su forma puede ser muy variable: más o menos isodiamétricas y facetadas, casi poliédricas o alargadas, lobuladas, etcétera. Las paredes celulares son flexibles y delgadas de celulosa.

Las parénquimas pueden ser considerados como meristemas potenciales ya que sus células si bien, han perdido su capacidad de división, pueden en determinadas condiciones, desdiferenciarse y retomar su actividad meristemática, o bien rediferenciarse en otros tipos celulares. A esta capacidad se la denomina totipotencia. Esta característica se pone de manifiesto por su actividad en la cicatrización de heridas, formación de órganos adventicios, en la soldadura de tejidos durante la injertación, etcétera.

Tipos de parénquima vegetal

  1. Parénquima clorofílico o clorénquima: realiza la fotosìntesis. Se sitúa en las hojas y en los tallos verdes. En las hojas puede tener dos disposiciones distintas:
  2. Parénquima en empalizada: principal tejido que realiza fotosíntesis por lo tanto proporciona alimento a la planta. Tiene cloroplastos y muchas vacuolas. No deja espacio extracelular, por fuera del haz. La morfología de las células es alargada.
  3. Parénquima esponjoso: Posee abundante espacio intercelular lo que le permite realizar intercambio de gases, como oxigeno, de esta forma disminuye la posibilidad de asfixia por exceso de agua, por ejemplo. Posee grandes vacuolas y paredes celulares delgadas. Se encuentra en tallos, hojas y porción carnosa de las frutas.
  4. Parénquima amilífero o de reserva: almacena determinadas sustancias o nutrientes para la planta. Lo hace en los plastidios (en los amiloplastos en el caso del parénquima amiláceo), en las vacuolas, en la propia pared celular o en el citoplasma. Es frecuente en raíces engrosadas, semillas, tubérculos engrosados, etc. Las células que lo componen, son por lo general de mayor tamaño que las anteriores, y no presentan espacios intercelulares.
  5. Parénquima acuífero: sus células tienen una enorme vacuola llena de agua y mucìlago, por lo que es característico de la vegetación xerófita (plantas que habitan en medios áridos.)
  6. Parénquima aerífero: (aerénquima) tiene células parenquimales muy pequeñas que delimitan cavidades llenas de aire (lagunas parenquimáticas). Es característico de la vegetación hidrofita (que habita en medios acuáticos y por lo tanto, que son pobres en oxígeno).
  7. Parénquima vascular: protege los tejidos conductores (xilema y floema) de la planta.
  8. Parénquima de relleno: Es aquel que ocupa todo el resto del espacio, con el fin de "rellenar". La principal característica es que las células son todas isodiamétricas (poseen el mismo diámetro).

TEJIDOS VEGETALES




Las células vegetales se agrupan, al igual que las de los animales, formando tejidos.

Las plantas vasculares, adaptadas a la vida terrestre y aérea presentan tejidos diferenciados. Los tipos de tejidos vegetales son:

  • Meristemático
  • Protector
  • Parenquimático
  • Conductor
  • Sostén

Tejidos parenquimáticos

Tienen como función la producción y almacenamiento de alimento, la reserva de aire y agua, se divide en: clorofílico, de almacenamiento, aerífero y acuífero. La forma de sus células puede ser poliédrica, estrellada o alargada.

Tejido parenquimático clorofílico o colénquima se encuentra en las hojas y tallos verdes; tiene como función realizar la fotosíntesis por lo que presenta muchos cloroplastos.

Tejido parenquimático de almacenamiento tiene como función almacenar almidones como en la papa, lípidos, proteínas. Se encuentra en raíces, bulbos, tallos subterráneos como tubérculos y rizomas y en las semillas.

Tejido parenquimático aerífero se localiza en las plantas acuáticas tiene como función almacenar agua permitiéndole a la planta flotar y realizar el intercambio gaseoso.

Tejido parenquimático acuífero se presenta en plantas que viven en ambientes secos y necesitan de un tejido que almacene grandes reservas de agua. Es el caso de los cactus.


ENFOQUE EN EL MICROSCOPIO

El microscopio óptico, posee diferentes objetivos, que son lentes de aumento al igual que el ocular.

Los aumentos de los objetivos son:

10x = Aumenta diez veces la imagen.

40 x = Aumenta cuarenta veces la imagen.

100x = Aumenta cien veces la imagen.